Buena letra, buena escritura: grafoterapia

Gracias a la reeducación de la escritura o grafoterapia es posible mejorar la letra. Sirvan estas ilustraciones como  ejemplo de que sí es posible cambiar y mejorar la letra.

Chico de 12 años, zurdo y diagnosticado de TDHA

Primer dictado, inicio sesiones grafoterapia

Último dictado, fin sesiones grafoterapia.

Alumnos y letras

Según un estudio de la Universidad de Illinois, los mejores alumnos son los que tienen mejor letra. También, han  observado que los alumnos con mala letra tienen un pensamiento más rápido.

Y, ¿qué tal si conseguimos que estos últimos tengan también buena letra? Seguro que tendrían resultados más brillantes

http://www.laverdad.es/sociedad/cerebro-ninos-letra-20180113131000-nt.html

Caligrafía: la mano trémula de un escriba medieval

María Valerio escribe un interesante artículo en el diario EL MUNDO, sobre un estudio llevado acabo por una historiadora y una  neuróloga en el Reino Unido,  acerca de la escritura de un monje-escriba del siglo XIII en el Priorato de Worcester, conocido como la mano trémula de Worcester.

Estudiando las características de su caligrafía, llegan a la conclusión que el escriba padecía el llamado temblor esencial . Se trata del trastorno del movimiento más frecuente y afecta sobre todo a las manos. Se dá sobre todo en personas mayores de 65 años aunque también aparecen casos en personas a partir de los 40 años de edad.

La mano trémula del escriba

Día Internacional del LÁPIZ

¡Feliz cumpleaños! Hoy, 30 de marzo,  se celebra el día internacional del lápiz. 

Curioso, ¿verdad?… Pues sí. El lápiz nació en un pequeño pueblo de la zona de Baviera (Alemania) hacia el año 1750, pero no sería hasta pasado más de un siglo, en 1864,  cuando Lothan Faber lo patentó. 

Foto lapiceros variosPara más información y curiosidades sobre este gran inventó que ha transformado en gran medida a la sociedad,  os paso el siguiente enlace.

Día internacional del lápiz: el objeto que revolucionó la escritura y el arte

Espero os guste,
,

María Nogales

Especialista en Reeducación de la Escritura

 

Escribir ayuda a un campeón: Jorge Lorenzo

Jorge Lorenzo, campeón del mundo en moto GP 2015, escribe 10 minutos todos los días para ganar en concentración y eliminar el estrés.

Según el diario Marca, su padre Chicho Lorenzo que tiene una escuela de pilotos en Palma, se percató que sus alumnos “según escribían, pilotaban de una u otra forma y aprendían más o menos rápido”.

Y lo puso en práctica.

Jorge Lorenzo que en un plorenzo-833726_640 (1)rimer momento se mostraba escéptico, pasado un tiempo decidió probar. Debía escribir unos párrafos en una tablet durante seis días a la semana.

Ya,  a las seis semanas había mejorado notablemente; comenzaba su racha de triunfos en Jerez.

Expertos del trazo, trabajaron con él para mejorar distintas destrezas.

Y lo mejor de todo, que además de mejorar en el ámbito de las competiciones, el escribir diariamente le ha beneficiado en el orden social, familiar y personal.

Os adjunto el enlace a tan interesante artículo.

El secreto de Lorenzo: escribir

                                                                  María Nogales                      

Grafóloga y grafoterapeuta

La caligrafía ayuda a los “sin techo”


‘Sí que tienes algo. Aún cuando no tienes nada, tienes tu letra, tienes tu identidad’”
, explica Juan Lemus, del equipo de Comunicación de Arrels.

Pues con esa idea nació hace casi un año una bonita iniciativa llamada Homeless Fonts de la Fundación Arrels (Barcelona, España) que consiste en crear tipografías con la caligrafía que sobre carteles y cartones escriben aquellos que viven en situación de calle.

Estas tipografías las pueden comprar las personas y marcas para utilizarlas en su comunicación.

loraine-homelessfonts

El objetivo, ayudar a las más de 1.400 personas que atiende la Fundación para conseguir su propósito: Nadie durmiendo en la calle.

Un proyecto hecho realidad,  que ya ha conseguido cambiar la vida de muchas personas.  Proyecto Homelessfonts

Escribir a mano ayuda a memorizar mejor las cosas

Además de que el propio acto de escribir implica cierta planificación y una preprogramación, cuando escribimos a mano activamos varias partes diferentes del cerebro: el lóbulo parietal inferior izquierdo, sus conexiones corticocordiales y el cuerpo calloso.

Estas numerosas activaciones cerebrales, permiten que recordemos mejor lo escrito a mano.

 

Los números en la grafología

Una curiosidad… ¿Sabías que los números, desde el punto de vista grafológico representan la relación de la persona con el mundo de lo material, de la economía?

Según como  ejecutes los números, se verá el buen o mal uso que haces del dinero. Además, su análisis también ofrece información sobre la honestidad de las personas.Numeros

En general, se estudia:

  • Si los numeros están ordenados o desordenados
  • Su tamaño
  • La presión
  • La forma
  • La separación entre los números y cifras

                                                           María Nogales                                                               Psicografóloga yGrafoterapeuta

 

Escribir mal, hablar peor

Os paso el enlace a un interesante artículo que trata sobre como la inmediatez de la era digital y tecnológica exigen de una  rapidez e inmediatez sobre todo entre los jóvenes —escolares y universitarios— quienes por ahorrar tiempo, escriben con palabras abreviadas, reducidas y simplificadas en perjuicio del objetivo del lenguaje que es la comunicación. Pues si bien, debido a estas simplificaciones, entre ellos hay comprensión y entendimiento del mensaje, deja a otros muchos interlocutores sin comunicar.

Además, este deterioro del lenguaje se manifiesta en nuestro día a día tanto en el lenguaje oral como escrito y así, por ejemplo,  decimos “poyo” en lugar de “pollo” o escribimos “haber si nos vemos” en lugar de “a ver si nos vemos”

Se deteriora el lenguaje escrito y hablado

 

 

 

 

 

Posición, errónea, de la mano al escribir: posición de empuñadura

Mano1_web

Posición de empuñadura. Mano de un niño de 12 años

Es muy importante, desde los inicios del aprendizaje de la escritura, aprender a agarrar bien el lápiz, rotulador o bolígrafo y evitar posturas viciadas como la que nos muestra la imagen de la derecha, denominada posición de empuñadura.

En la fotografía observamos como el niño sujeta el bolígrafo entre el hueco formado por el dedo índice y el dedo pulgar  como si fuera un puñal, de ahí el nombre que recibe. Esta posición obliga a la mano a mantener una posición de tensión, creando fatiga al escribiente.

Este tipo de mal hábito provoca problemas en la escritura y que afecta, entre otros, a la fluidez, forma y velocidad. En definitiva, favorece una mala calidad de la escritura.

                                                                                                                     María Nogales                                                                                                                          Grafoterapeuta